PASIÓN Y MUERTE DE DIDO

Autor: Virgilio
Editorial: Ediciones Hiperión
Materia: Literatura Latina
ISBN: 9788490021729
Formato: Rústica
Páginas: 104

Reseña

En el conjunto de la Eneida de Virgilio, el libro cuarto –que aquí se traduce en hexámetros castellanos por fidelidad al ritmo del original–, destaca con luz propia. La seducción ejercida y el prestigio del que ha gozado son lógica consecuencia de sus altos valores éticos y estéticos, pues tiene, en primer lugar, una palmaria rotundidad argumental, sellada con la muerte de su protagonista; y se singulariza en el universo épico (que por norma se centra en los hechos del varón, en la guerra y en las armas) por ser iluminación de sentimientos y no relato de acciones, y por atender predominantemente a la esfera de lo femenino. Este es el libro de una mujer enamorada: Dido, reina de Cartago. Pero también es aquí donde el héroe Eneas se enfrenta de manera más radical a la difícil elección entre su yo y su pueblo, entre afirmarse como individuo y seguir siendo el guía, sostén y servidor de los que van con él. Hay en este libro símiles naturalistas de innegable acierto y detallada visualización, versos de impactante armonía sonora, lenguaje mesurado y llano, que sugiere mucho más que dice.
No en vano este libro ha dejado larga y profunda huella en la literatura y el arte universal.
El autor de esta traducción, Vicente Cristóbal, es catedrático de Latín de la Universidad Complutense. Ha publicado ya traducciones, en prosa y en verso, de los más célebres poetas latinos (Catulo, Virgilio, Horacio y Ovidio) y de otros textos antiguos; y está convencido de la posibilidad de trasladar eficazmente a la lengua de hoy los antiguos ritmos poéticos de griegos y romanos.


Publio Virgilio Marón a​ (Virgilio, 70 a. C.-Brundisium, 19 a. C.), más conocido por su nomen (apellido) Virgilio, fue un poeta romano, autor de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas. En la obra de Dante Alighieri la Divina comedia aparece como su guía a través del Infierno y del Purgatorio. Formado en las escuelas de Mantua, Cremona, Milán, Roma y Nápoles, se mantuvo siempre en contacto con los círculos culturales más notables. Estudió filosofía, matemáticas y retórica, y se interesó por la astrología, medicina, zoología y botánica. De una primera etapa influido por el epicureísmo, evolucionó hacia un platonismo místico, por lo que su producción se considera una de las más perfectas síntesis de las corrientes espirituales de Roma. Fue el creador de una grandiosa obra en la que se muestra como un fiel reflejo del hombre de su época, con sus ilusiones y sus sufrimientos, a través de una forma de gran perfección estilística..