Una hoja de papel arrastrada por una tormenta de arena llega a las manos de Moussa. Enseguida piensa en hacer un dibujo de Thille Boubacar para su padre, que vive en el extranjero.